Mejora tus ventas directas con el método AIDA

11 abril 2019




Es muy común acostumbrar adentrarse en el mundo de las ventas sin una estrategia específica y aunque si cuentas con un buen carisma y un talento nato en las transacciones puede no resultar necesario, no obstante, sí es posible mejorar tu rendimiento y de esta forma incrementar tus ventas si te enfocas en un plan de acción, para ayudarte nos gustaría mostrarte una de las estrategias más clásicas y eficaces en el planeta de las transacciones, la vieja confiable AIDA.



                




“AIDA” Son las siglas de una fórmula creada a finales del siglo XIX por un empresario americano de nombre Elias St. Elmo Lewis, dichas siglas indican las cuatro etapas que se necesitan para concretar una venta en forma exitosa. Analizaremos una a una las iniciales de las letras que lo componen minuciosamente.




A, Atención.


La primera impresión es la que importa por lo que es necesario desarrollar una presentación llamativa y cautivante, presentarle el producto, explicar los beneficios y la intención de lo que se está dando a conocer, en este paso es importante mantenerse breve para despertar en el cliente la curiosidad que nos va a llevar al siguiente paso.


I, Interés.


En cuanto la curiosidad del cliente despierte vendrá acompañada de un interés en querer saber más del producto, es en este paso que debemos aprovechar para dar a conocer oportunidades, ofertas, ventajas respecto a la competencia con el fin de presentarle al consumidor los beneficios de realizar la compra en sí y no el beneficio del producto hasta pasar a la siguiente instrucción.


D, Deseo.

Si hemos logrado despertar interés en nuestro potencial comprador el siguiente paso es despertar el deseo de compra de nuestro producto explicando cómo podría beneficiar en su día a día, ofrecerle soluciones a sus problemas cotidianos. En esta etapa el cliente debe conocer los principales beneficios que va a obtener si realiza la compra.


A, Acción.

Si hemos concretado eficazmente un efecto en cadena con los pasos anteriores para este punto ya habremos provocado el deseo de compra del comprador y todo lo que queda por hacer es invitar, hacer un llamado a la acción por parte de nuestro cliente mediante una invitación para así obtener el tan ansiado cierre de la compra.



Estas son las 4 etapas del método AIDA que sigue un consumidor en todo el proceso de decisión de compra, no obstante la relación con nuestros clientes no debería terminar con una venta exitosa, es necesario fidelizar al cliente para en un futuro obtener una repetición de compra, eso y el poder de prescripción que realizan los clientes satisfechos son las principales claves para una empresa de éxito.



AIDA en el marketing digital.


En toda compra sin tomar en cuenta el canal del que provenga, incluyendo el mundo digital, el comprador tiene que atravesar en forma secuencial las etapas de atención, interés, deseo y acción. Sin embargo, a diferencia de las acciones de marketing tradicionales, en el marketing digital es posible medir todo, absolutamente todo y gracias a esto si llevamos una metodología correcta podremos optimizar nuestros presupuestos de marketing al máximo. Esto ha llevado a la evolución y adaptación del modelo AIDA al entorno digital.



Antonio

Writer at @_Switchtecno

Sigue leyendo


Image message

Mantente al día con las noticias