La venganza de una mujer contra la antigua empresa donde trabajaba

01 noviembre 2019




La venganza de una mujer contra la antigua empresa donde trabajaba luego de ser suspendida temporalmente llegó demasiado lejos. Podría pasar 20 meses en la cárcel por borrar información sensible de los discos duros corporativos.

Todo ocurrió en Vigo, una pequeña ciudad de Galicia, en España, con casi 300.000 habitantes. La trabajadora, cuyo nombre no fue revelado por las autoridades, cometió su venganza después de que le anunciaran que iban a rescindir su contrato.

Los daños causados a la empresa, de la que tampoco revelaron su identidad, superan los 26.000 euros (USD 28.809). El Juzgado de lo Penal número 2, de Vigo, citó a la mujer esta semana para llevar a cabo el juicio en su contra. De ser encontrada culpable, pasaría hasta 20 meses de prisión.

La acusada trabajaba como técnico superior en prevención de riesgos laborales de la empresa. Tenía nueves años laborando ahí cuando una mañana de 2017 recibió una carta donde le notificaron que había sido afectada por la cláusula de extinción temporal de regulación de empleo (ERTE) por un año.

 

En el esquema laboral de España, el ERTE es un procedimiento que le permite a las empresas suspender de manera temporal el contrato de algún trabajador o modificarlo por un tiempo para reducir la jornada laboral cuando pasan por una mala racha económica.

No es un recurso común y en estos casos los empleados pueden solicitar la prestación por desempleo, que da el gobierno español una vez al mes por el 70% del último sueldo de la persona durante los seis primeros meses.

De manera que la mujer no laboraría por un año para la empresa. Esta situación le fue confirmada después en persona, al día siguiente debía dejar el puesto. La Fiscalía dijo que el mismo día que le notificaron su baja, utilizó su nombre de usuario y contraseña para entrar al equipo informático de la compañía.

“Consciente y deliberadamente”, eliminó del disco duro y de la papelera de reciclaje varios archivos y documentos digitalizados que contenían información imprescindible para las actividades de la compañía y de las cuales no existía una copia.

 

 

El proceso de eliminar la información duró cinco horas. Comenzó a hacerlo desde las 8:00 horas y concluyó a las 11:00. Entre los archivos eliminados había bases de datos de clientes.

La empresa requirió los servicios de una consultora externa para analizar los daños y recuperar los archivos y documentos eliminados. Por este concepto desembolsó 6.655 euros, unos USD 7.374. Además, tuvo que adquirir un nuevo equipo en 2.000 euros (USD 2.216) al cual le tuvieron que volver a cargar los datos.

Durante el tiempo que la empresa tardó en recuperar la información, no pudo atender a sus clientes y por este motivo perdió al 8% de la cartera que gestiona la mujer suspendida temporalmente. Esto generó pérdidas por 17.755 euros, unos USD 19.673.

La Fiscalía le imputó a la mujer el delito por daños informáticos y solicitó 20 meses de prisión. También pidió que la acusada indemnizará a la empresa donde laboraba con 26.410 euros (USD 29.263) en razón de los perjuicios ocasionados por eliminar los documentos, archivos y bases de datos, además de los gastos generados.



Víctor Gil

Writer at @SwitchTecno

Sigue leyendo


Image message

Mantente al día con las noticias